Archive for 27 enero 2010

h1

“Cyrus” y “War, Inc.” (lo último de Marisa Tomei)

enero 27, 2010

Viendo imágenes de la alfombra roja del Festival de Sundance (que se inició el pasado 21 de Enero y donde, debido al clima, ha primado la ropa de abrigo) como a menudo me suele pasar mi atención se ha desviado hacia mi querida Marisa Tomei que a sus cuarenta y tantos sigue luce más guapa y estupenda que nunca (como podéis comprobar en la fotografía de arriba).
Por supuesto (más teniendo en cuenta su maravillosa última interpretación en “El Luchador”) me entró la curiosidad por saber en qué película presentada a concurso aparecía. La película en cuestión se titula “Cyrus” y parece ser la típica comedia sosa estadounidense supuestamente inteligente y dirigida a un público adulto que la Tomei protagoniza junto a John C. Reilly, Catherine Keener y Jonah Hill (el gordito de “Supersalidos”), y por la que mi interés es plenamente nulo (si la veo será por la Tomei, claro).

Marisa Tomei entre dos salidos (Jonah Hill y John C. Reilly)
Rebuscando en su filmografía me he encontrado también con una película que pasó sin pena ni gloria por los cines de USA en 2008 y que a España nos llegó directamente en DVD el pasado 2009, y de la cual no había oído hablar. El título de la película es “War, Inc.” (aquí retitulada como “Negocios de guerra”) y me llama bastante más la atención que “Cyrus” aunque solo sea por su curioso reparto en el que nos encontramos a los decadentes hermanos John y Joan Cusack, Ben Kingsley y al gran Dan Aykroyd. Además (como aliciente de puro morbo) también tenemos por ahí a la ídolo adolescente pre-Miley Cyrus: Hilary Duff (la actriz que hacía de Lizzie McGuire, aquella ya olvidada estrella televisiva de la Disney de principios de la pasada década) en un papel autoparódico de estrella pop y por supuesto a la Tomei, cómo no. La película tiene pinta de ser una de esas sátiras políticas de la América liberal y progre (de esas que siempre queda bien comentar en sociedad) con el típico buen rollito habitual, es decir: UN ASCO. Sin embargo para disimular (¿?) el evidente panfleto su argumento está concebido en clave de delirio futurista (aunque no por ello parece más interesante).

Hilary Duff en la película

En fin, que la Tomei de momento no parece que nos vaya a deleitar con otro clásico como en “El Luchador” pero con que siga estando igual de buena a algunos nos basta.
Abajo os dejo los trailer de las pelis que comento para quien le interese.
Anuncios
h1

The Substitute

enero 18, 2010

“El sustituto” es un entrañable film de acción de Robert Mandel destinado al consumo rápido y que pese a estar devaluado por gran parte de la crítica no deja de ser una de las películas clave a la hora de hablar del subgénero de aulas conflictivas que se consolidó en los 60’s con “Rebelión en las aulas” protagonizada por Sidney Poitier y que en los 90’s vivió su renacimiento.
En la película nos encontramos con un Tom Berenger en plena forma interpretando a un mercenario del gobierno de los USA que luchó en el cuerpo de Marines durante el conflicto de Vietnam y que tras llevar a cabo con su equipo una misión de ataque fallida en Cuba regresa a los Estados Unidos con el fin de reencontrarse con su novia en Miami y dejar la vida de mercenario. Para su sorpresa una vez en Miami no hallará la tranquilidad que esperaba ya que su novia, que es profesora en un conflictivo instituto de la ciudad, tiene un problema con el alumno más macarra del insti el cual hace que un matón la ataque rompiéndola la rodilla. Ante esta situación el prota decide ejercer de profesor sustituto en el centro sin que se entere su novia para averiguar qué tipo problema criminal se está cociendo en la escuela y de paso poner a algunos capullos las cosas en su sitio. Una vez infiltrado en el instituto comenzará a investigará con la ayuda de su antiguo grupo de mercenarios hasta llegar a averiguar que el instituto está siendo empleado como una red de narcotráfico y que no solo el macarra que puteó a su novia está metido en el sarao sino que también lo está el director del centro.
“El sustituto” podría parecer algo así como una versión reaccionaria de “Rebelión en las aulas” pero no creo que sea así ya que si quitamos el hecho de que la acción transcurre en un centro de estudios conflictivo y que el prota es un tío con cojones (y el actor que lo interpreta también) no creo que haya más puntos en común entre las dos películas. En “El sustituto” no nos encontramos con el discurso conciliador de “Rebelión en las aulas”, al contrario su discurso es destructivo y reaccionario, la película surge como una propuesta destinada simplemente al puro entretenimiento testosterónico más que como un análisis social. El personaje de Berenger no tiene los mismos motivos e ideales que el de Poitier para dedicarse a la enseñanza: a Berenger (aunque finalmente consiga conectar con sus alumnos (con los que realmente lo valen y son buena gente)) el único motivo que le mueve es el de la venganza. Por otra parte también cabe decir que como película “El sustituto” es mucho más potente y no se ha quedado ni la mitad de desfasada que “Rebelión en las aulas” (también es cierto que hay una diferencia de tiempo entre ambas de 29 años: “El sustituto” es de 1996 y “Rebelión en las aulas” de 1967). Si nos podemos ha buscar precedentes para “El sustituto” nos encontramos con dos muy claros: primero (y probablemente decisivo para que “El sustituto” se llevase a cabo) el exitazo de un año antes (1995) producido por Jerry Bruckheimer y Don Simpson (los productores de moda por aquel entonces) y protagonizado por la siempre espléndida Michelle Pfeiffer“Mentes peligrosas”, film que volvió a poner en el candelero este tipo de películas y de la que el sustituto copia ambiente, estética y modelo de banda sonora rapera, y en segundo lugar estaría la mítica peli de finales de los 80’s “El Rector”, que protagonizó un pletórico James Belushi secundado por el gran Louise Gosset Jr., película que sentaba las bases sobre este tipo de películas y de la que “El sustituto” toma prestado el carácter de justiciero de su héroe al que no le quedaba más remedio que acabar liándose hostias con los niñatos hijos de puta del instituto.
Pero “El sustituto” a diferencia de las películas anteriormente citadas no se centra solo en el aspecto escolar y en la desorientación de los alumnos sino que esta vez realmente hay una organización criminal de alto standing que opera empleando el instituto como tapadera. Por tanto quien se espere una reflexión sobre la situación de la juventud marginal en la América de los 90’s quedará francamente decepcionado ya que el mundo escolar se emplea como mera excusa para el empleo de la acción.
Posiblemente la película en manos de otros responsables hubiese sido un mierdón más pero Robert Mandel demuestra tener pulso para dirigir una cinta de acción y sabe dotar al producto de personalidad y dignidad. Pero a parte del trabajo de Mandel el papel que ejerce Berenger (nos guste o no este papel es uno de los más recordado de ese gran actor que en su día estuviera nominado al Oscar por su magnífico papel en “Platoon”) en la película es capital pues con su sola presencia consigue salvar la función de lo que en manos de otro actor hubiese sido un desastre. Dándole la réplica nos encontramos con Ernie Hudson (el mítico Winston de “Los Cazafantasmas”) realizando una de sus interpretaciones más conseguidas como el director del instituto y llenando también con su presencia determinados agujeros que pudiera tener la película. Además un detalle por el que la peli siempre será recordada es por ser “aquella película en la que Marc Anthony salía haciendo de macarra hijo de puta, en el papel del cabronazo de Juan Lacas”. Por lo demás con respecto al reparto también habría que destacar a Diane Venora, muy creíble en su interpretación de la novia de Berenger, y dentro del grupo de mercenarios (los colegas de fatiga de Berenger en la peli) no encontramos ahí tenemos a gente como Luis Guzmán y William Forsythe.
Pero la peli no solo es mítica por lo que he comentado, sino también por su buen puñado de momentazos y frases como los que expongo a continuación:
– Cuando Berenger intenta ser asesinado en la biblioteca por los macarras liderados por Marc Anthony, al final sigilosamente acaba tirándoles uno por uno a sangre fría por la ventana en una caída es de unos tres pisos de altura (sin duda el gran momento de la peli).
– Cuando uno de los alumnos le tira con una lata y Berenger tras pararla se la lanza a la cara tirándole de la silla (menudo animal!).
– La solemne frase que suelta Berenger a su clase depués de demostrarles sus métodos: “Yo estoy al mando de esta clase. Soy el guerrero jefe. Soy el dios despiadado de cualquier cosa que se mueva en mi universo. Jodedme y sufriréis mi cólera!”
– El momento en que después de que la novia le dice que no quiere que haga nada al macarra de Lacas porque, conociéndole, seguramente acabará lanzándole una granada, a lo que Berenger replica testarudamente:“Pues si ha sido él, es lo que se merece.” (jajaja)

                                                       Te vas a cagar…
A pesar de contar con muchos puntos a su favor “El sustituto” no es ninguna obra maestra, ni siquiera dentro de su género, y por tanto también tiene algún que otro factor en su contra como el hecho de que Berenger con un arma o en escenas dramáticas se desenvuelve perfectamente pero sin embargo las escenas de lucha no son su fuerte precisamente, y como muestra de esto ahí queda la escena en la que emplea técnicas de karate contra el indio grandullón que parte la rodilla a su novia, momento con una coreografía muy poco natural que seguramente fue debida a la inexperiencia de Berenger en este tipo de escenas (Norris o Seagal en cambio suplían sus carencias interpretativas en este campo). También el hecho de andar entre dos subgéneros distintos que adoptan dos atmósferas diferentes dentro de la peli: por un lado la del profesor que planta cara a los alumnos rebeldes y por otro el de el grupo de mercenarios que desarticula una red de narcotráfico, puede descolocar a más de uno, aunque a mí me parece una mezcla delirante y genial.
Por otra parte hay que citar su adecuada banda sonora en la que predomina el Gangsta rap y que va muy acorde con el ambiente y la temática de la peli, aparte de la compuesta por Gary Chang para la película que cumple correctamente aplicando tensión a las escena de acción.
En difinitiva, uno de los films de acción reaccionarios y escolares más memorables de los 90’s. Dos años después de su estreno se realizó una secuela con Treat Williams como protagonista que intentó copiar la fórmula de la primera con un resultado mucho más desafortunado, y que yo sepa el mismo actor también realizó una tercera entrega, pero eso es otra historia…
Más imágenes:

h1

Robin Givens (Morenaza de culto)

enero 15, 2010

Recuerdo que descubrí a Robin Givens en una de mis películas favoritas de Eddie Murphy: “Boomerang, el príncipe de las mujeres”, película mítica no solo por unir a tres de los humoristas afroamericanos más notorios del momento como lo eran Murphy, David Alan Grier y Martin Lawrence, y mostrarnos una especie de autoretrato de lo que era la vida real del pitoinquieto de Eddie Murphy, sino también por congregar a dos de los bellezones de ébano que más despuntaban en el mundo del cine de la época: Robin Givens y Halle Berry (aún sin consolidarse como la estrella que es ahora), cada una representando el ying y el yang de las relaciones amorosas de Marcus (Murphy). Pero la Givens más que por sus aportaciones interpretativas en el mundo del cine (su tirón era producido más por el morbazo que tenía que por su calidad como actriz) debe su fama a la intensa relación que mantuvo con el campeón de los pesos pesados de boxeo Mike Tyson.
Robin Givens antes de conseguir un papel de importancia en una película había probado suerte apareciendo como extra en cine y televisión (entre ellas series icónicas de la cultura afroamericana como “El Show de Bill Cosby” y “Arnold”) hasta conseguir un papel importante en la sitcom “Head of the class” en el año 1986. Un año después conocería a Mike Tyson con quien se casaría en 1988. Su relación no tardó en hacerse de dominio público, siendo seguida por los medios de comunicación y la prensa rosa además de ser explotada por la pareja en multitud de entrevistas como la que realizaron para el programa de Oprah Winfrey. El matrimonio que en un principio fue mostrado como una relación feliz tan solo duró un año. La Givens durante el matrimonio compró una mansión de 4,5 millones de dólares para ella y su madre probablemente aprovechándose de la fortuna del púgil (estimada entonces en unos 50 millones de dólares), por lo que durante el proceso de divorcio de la pareja Tyson alegó el interés de la Givens en su capital y ella por su parte alegó haber sufrido malos tratos por parte del boxeador (dato que sirvió como agravante para la pena de tres años de prisión a la que Tyson se vio sometido en 1991 por abusar sexualmente de la Miss USA, Desiree Washington). Finalmente Robin Givens recibió, fruto del divorcio, 10 millones de dólares de la fortuna de Tyson, cosa que aunque ella intentó negar no le sirvió para evitar labrarse una fama de zorrupia aprovechada por la que en aquel momento fue considerada como “la mujer más odiada de los USA” por la prensa sensacionalista.
Mike Tyson y Robin Givens en el punto de mira

Pero por supuesto su status de zorrón hollywoodiense no se debe solo a la relación que mantuvo con Tyson ya que entre sus múltiples presas dentro del mundillo se cuentan nombres como los de Brad Pitt, el dj radiofónico Howard Stern y por supuesto, dado que apareció en “Boomerang”, también mantuvo el inevitable affair con el imparable follador Eddie Murphy. En 1997 decidió sentar la cabeza (o eso se supone) con su profesor de tenis Svetozar Marinkovic, cuyo proceso de divorcio se supone que es inminente. Por otra parte el último sonado escándalo mediático dado por la Givens se dio en 2004, año en que atropelló a una anciana de 89 años, la cual tuvo que iniciar un pleito legal contra la star debido a que fueron levantados los cargos en su contra.

Con un desaliñado Brad Pitt

Aunque siga yendo de mujer superdivina hay que decir que la Givens no está envejeciendo tan bien como debe suponer, al menos a mí ya no me despierta ese morbo que me despertaba a principios de los noventa. Otras compañeras de generación que se han ganado a pulso el ser consideradas morenazas de culto como la Berry, Vanessa Williams o Lisa Bonet (a pesar de las ojeras que suele lucir) han sobrepasado la línea de los 40 bastante mas estupendas y con bastante más dignidad, y ni que decir tiene lo de la preciosa Angela Bassett que ya ha soplado las 51 velas. De todas formas Robin Givens es por derecho propio una figura de culto puesto que además del deseo sexual que desprendió, terminó por convertirse en una de las grandes zorrupias del Hollywood de finales de siglo.
Para terminar os dejo con unos bonitos posados que realizó para Playboy en septiembre de 1994 como Dios la trajo al mundo y un par de artículos y portadas de la revista People sobre su relación con Mike Tyson.

Fotografías para la revista Playboy

Portada y artículo de la revista People de Junio de 1988

Portada y artículo de la revista People de septiembre de 1988
h1

Intros míticas de series míticas: “Blossom”

enero 14, 2010
h1

Stone Cold Steve Austin fractura el cuello de Sly

enero 8, 2010

Al parecer las últimas noticias que nos llegan de nuestro querido Stallone no son del todo agradables. Según lo que el propio Sly ha reconocido en una entrevista realizada para la revista FHM sufrió una fractura en el cuello al rodar una pelea para “The Expendables” contra la mítica estrella de la WWE, Stone Cold Steve Austin, por lo que en estos momentos lleva una placa en la zona dañada. Según palabras de Sly su pelea con Steve Austin “fue tan fiera” que acabó con la citada fractura. En la entrevista también realiza el siguiente comentario sobre las escenas de lucha que a sus más fervientes admiradores nos deja con los dientes largos: “Tío, había siete tipos, pegándose los unos a los otros, cada uno más fuerte que el siguiente. Sin bromas, nuestros dobles estaban clamando misericordia”

Para más información pinchar AQUÍ.

Imagen de Stone Cold Steve Austin y Eric Roberts en la película
h1

The color of money

enero 8, 2010

“El color del dinero” es un gran film y una ejemplar continuación de todo un clásico, sin embargo siempre ha cargado con el lastre de ser la continuación de uno de los grandes clásicos de Hollywood“El Buscavidas”, y también por el hecho de ser uno de los films más convencionales de Martin Scorsese. A pesar de todo, y de lo que la crítica sesuda pueda opinar del film, “El color del dinero” en mi opinión es una verdadera obra maestra con personalidad y llena de magia, una magia que desprendía el gran cine de antaño y que conforma a ésta como una de esas pelis que me marcaron desde siempre.

Paul Newman retoma más de veinte años después al personaje de Eddie “Relámpago” Felson con una interpretación igual de maravillosa (aunque aplicando nuevos matices que se ganan con la experiencia) pero dando un resultado diferente ya que con “El color del dinero” Newman pudo llevarse el Oscar que mereció en su día por “El Buscavidas”. En esta ocasión Newman se codeará con un, en principio, ingenuo Tom Cruise acompañado siempre de su manipuladora novia (interpretada por Mary Elizabeth Mastrantonio, quien fuera la hermana de Toni Montana en “Scarface”), al que tratará de inculcar su sabiduría de buscavidas y que terminará por convertirse en su nuevo rival.
Scorsese dice que realizó la película en un período de bajón creativo y con el fin de costearse la producción de “La última tentación de Cristo”. Si mediados de los ochenta fue realmente un período de bajón creativo para Marty, más le valdría estar de bajona más a menudo ya que no olvidemos que un año antes de “El color del dinero” había realizado nada menos que la también estupenda “After Hours” (aquí traducida como “¡Jo, qué noche!”). Cierto es que se nota que los productores ejercieron cierta presión sobre Scorsese pero no por ello el film pierde en cuanto a calidad, simplemente le hace adquirir cierto carácter comercial que por otra parte me parece el adecuado con el tono y las estrellas que protagonizan la película. En su realización nos encontramos con tics del cine de la época (los 80’s) como algún que otro encadenado o el empleo de canciones de moda en su banda sonora. Otros detalle que podría llamar la atención es el hecho de que la película se abra con una voz en off (la del propio Scorsese) que nos explica en qué consiste el juego de billar bola 9, típico detalle (el de dar explicaciones al público) que a los intelectuales del séptimo arte no suele hacerles gracia, y, aparte, a lo largo del metraje nos encontramos con movimientos de cámara mediante grúa, grandes angulares y demás recursos grandilocuentes propios de las superproducciones que tal vez no fuesen propios de un cineasta por entonces considerado tan rebelde como Scorsese, pero la verdad es que el tío sabe trabajar con estos recursos como nadie llevando a cabo un rodaje magnífico de la película. Pero lo que más llama la atención (en cuanto a la forma de estar rodada) de la película es la solemne manera en que Scorsese rueda las partidas de billar (aspecto que consigue estar a la altura de lo que hizo con los combates de boxeo en “Toro Salvaje”) aderezadas por el inigualable montaje de su inseparable Thelma Schoonmaker (parte de la genialidad de las mejores películas de Scorsese reside en la labor de esta persona).
El guión, pulido de principio a fin, es obra de Richard Price a partir de la novela de Walter Tevis (quien también escribió la novela en la que se inspiró la primera “El Buscavidas”). El guión sigue conservando ese aura de derrota que contenía la historia de “El Buscavidas” aunque en la peli se le da un enfoque algo más optimista y desenfadado (sin que esto quiera decir que la historia sea una fiesta) aparte del inevitable toque crepuscular que aplica el personaje de Newman. La fotografía a cargo de Michael Ballhaus también es espléndida y capta perfectamente el ambiente de los suburbiales locales de billar estadounidenses. Por otra parte, la banda sonora del film, tanto la compuesta por Robbie Robertson para la película como las canciones adicionales en las que nos encontramos temas míticos como el “One more night” de Phil Collins o “Werewolves of London” de Warren Zevon, nos remite a la esencia de la década en la que se gestó el film: los 80’s.
Pero por lo que siempre será recordada “El color del dinero” sin duda es por una de las interpretaciones más grandes de la historia del cine: la de Paul Newman como Eddie Felson, volviendo a bordar un personaje que dos décadas atrás en el tiempo ya bordó y al que en “El color del dinero” aparte de reinterpretar le aplica el carácter experimentado que ha ido adquiriendo con el paso del tiempo. Y ante un Newman aún más atractivo, talentoso y elegante que ningún hombre sobre la faz de la tierra, nos topamos con el que se suponía su relevo en la historia y que evidentemente sale perdiendo: Tom Cruise. Aunque el papel de Tom Cruise le viene como anillo al dedo y no lo hace mal sus continuas sobreactuaciones no dan una réplica a la altura ante la interpretación de Newman (tal vez Mickey Rourke hubiese sido de los pocos capaces de medirse ante Newman por entonces) pero, como digo, su papel de niñato tocacojones y  bobalicón no lo compone mal y nos deja  con un puñado de momentos míticos como cuando se luce jugando al billar frente a un grupo de negros mientras suena “Werewolves of London” y a la vez baila la canción (cien por cien Cruise!). Elizabeth Mastrantonio está correcta como mujer calculadora, creída y que se piensa que está de vuelta de todo, la cual aprovecha para coquetear continuamente con Newman mientras Cruise no está delante, además por lo menos enseña chicha, aunque no mucha pero por lo menos es algo. Entre los secundarios nos encontramos con un plantel que realiza una labor más que encomiable gracias tanto a actores que comenzaban a darse a conocer como Joh Turturro y Forrest Whitaker como a otros con más grado de veteranía como Bill Cobbs y Helen Shaver. Como curiosidad decir que Iggy Pop y Elizabeth Bracco realizan dos pequeños papeles y que en la peli también realizan cameos grandes figuras del mundo del billar como Keith McCready y Jimmy Mataya.
Sin duda una de las pelis que más me marcaron en mi infancia. En su momento también vi “El Buscavidas” y he de decir que aunque es una indudable obra maestra nunca podré sentir por esa película un cariño tan especial como el que siento por su continuación.

Más imágenes:

Imágenes de la película

Imagen promocional con los tres protagonistas

Portada de la revista “LIFE” de noviembre de 1986
h1

El cine del 2009

enero 4, 2010
Como ocurre en la mayoría de blogs, y por falta de originalidad por mi parte, aquí os traigo una lista con las pelis (de todas las que he visto) que más me han gustado de 2009 (tampoco ha sido difícil decirme ante la falta de calidad de la mayoría de títulos que fueron estrenados).
“Truco o trato”

Una grata sorpresa del año 2008 que finalmente fue estrenada en España directa al DVD este año. La película recupera el espíritu de películas de terror episódicas estilo “Creepshow” pero para nada es uno de esos homenajes desfasados que se suelen hacer últimamente. “Truco o trato” cuenta con espíritu, magia y personalidad sin necesidad de abusar de referencias a un cine pretérito. Gran debut tras la cámara de Michael Dougherty (guionista de “X Men 2” y “Superman returns”, películas, ambas, de Bryan Singer el cual se encarga de producir la peli) que si alguno no llegó a descubrir recomiendo que se desquite ya! Ideal para la noche de Halloween, of course.
“Bruno”

Sin duda la comedia del año: burra, brutal e irreverente. Sacha Baron Cohen vuelve a la carga con los cojones de un toro mofándose de la sociedad de una forma mil veces más convincente de lo que hace el gilipollas de Michael Moore simplemente haciendo de un gay austriaco con la ambición de triunfar en Hollywood.
“Gran Torino”

La peli es de finales del 2008 pero en España se estrenó a principios del 2009 que fue cuando yo la vi, por tanto es de rigor colocar un peliculón de estas características dentro de la lista. Eastwood se despide del mundo de la interpretación con el tipo de personaje que le popularizó pero ya en el crepúsculo de su vida y con una película preciosa dotada de una enorme fuerza y humanidad. En “Gran Torino” asistimos al mejor entierro que Eastwood podría brindar a su imagen frente a la pantalla. Magnífica.
“El Luchador”

Al igual que “Gran Torino” y “Truco y trato”, “El luchador” es de 2008, pero también fue uno de los estrenos que llegaron a España en 2009 y para mí es sin duda la película del año. “El Luchador” es una obra maestra con una magistral interpretación (convertida ya en un clásico) de mi adorado Mickey Rourke! La historia cuenta con una serie de detalles que de antemano ya me habían ganado: wrestling, heavy ochentero (de Accept a Guns ‘N’ Roses), losers, canción original para la película de Bruce Springsteen y por supuesto el protagonismo de Rourke, pero además de Rourke también nos topamos con la maravillosa presencia de Marisa Tomei que aparte de estar maravillosa en su interpretación sale guapísima y hasta nos enseña las tetas! No se qué más le podría pedir a una película, ah sí, tal vez un director que no fuese Aronofski