h1

Universal Soldier: Regeneration

febrero 10, 2010

El feo cartel que se ha marcado la distribuidora
Al margen de la calidad que pudiera tener la peli, esta última (por el momento) entrega de la saga “Soldado Universal” era un título muy esperado por mí ya que volvía a reunir a esas dos bestias pardas que son Jean-Claude Van Damme y Dolph Lundgren (dos de mis ídolos de siempre), los cuales habían iniciado la saga con ese excelente primer “Soldado Universal” que se convirtió en uno de los mejores y más emblemáticos títulos de sus carreras. “Universal Soldier: Regeneration” al final ha resultado ser en cierto modo una estafa, y no lo digo solo porque sea un mal film sino porque nos prometía algo que finalmente no nos da del todo: Van Damme y Lundgren.

Un par de ejemplos de la influencia del mundo de los videojuegos en los planos y la estética del film
La verdad es que vistas las buenas críticas que estaba recibiendo el film sí que me esperaba algo más potente de lo que al final la peli realmente es. El film se inicia de maravilla con la tranquilidad de los hijos del presidente ruso visitando un museo que en cuanto salen de ahí y están a punto de entrar en el coche que viene a recogerles son secuestrados de la forma más violenta posible en un arranque bastante potente y nada artificial. Por otra parte la ambientación de la central nuclear de Chernobyl para ser una película de videoclub está lograda y hay detalles de su forma de estar rodada, como esos planos deudores de videojuegos al estilo “Call of Duty”, que están bastante logrados y causan mejor efecto del que cabría esperar. También la cuidada atmósfera con tonos oscuros y grises tanto en el vestuario como en las localizaciones y su fotografía en la predominan filtros azulados en contraste con el blanco de la nieve casan muy bien con el tono gélido del film. Pero ante todo lo que sorprende es su modo de mostrar la violencia de forma seca, cruda y realista, a lo largo del metraje no nos encontramos una hostias o un tiro que no sea contundente. Aunque lo que de verdad adquiere importancia en el film es poder volver a ver juntos a Van Damme y Lundgren, cosa que al final conseguimos ver (y de forma gloriosa), pero por desgracia muy poco.
En la peli Van Damme prácticamente es un personaje secundario y Lundgren poco más que un cameo (pero qué pedazo de cameo!), y eso es algo que lo mires por donde lo mires hace perder, y mucho, a la cinta. Hasta que ellos no entran en acción la película a pesar de tener sus virtudes (las cuales he citado antes) no funciona. Van Damme al principio se nos muestra en pequeñas escenas donde podemos comprobar que a pesar de seguir adelante con su vida se encuentra en un estado de depresión y confusión debido a su condición no humana de soldado resurrecto y robótico, enfoque muy interesante que se da al personaje pero vamos a ver, señores, que estamos ante una entrega de “Soldado Universal”! Van Damme (que emplea en su interpretación el registro dramático que ha ido mostrándonos en sus últimos títulos) antes de volver a ser empleado como soldado tiene un buen momento (entre tantos momentos que va teniendo que parecen de relleno en el film) en el que su confusión en cuanto a su condición le hace atacar salvajemente a un tipo que se le está acercando en un bar y frente al que se siente amenazado. Finalmente el personaje de Van Damme es forzado para acabar con el conflicto que se está dando en la central de Chernobyl (movida que te explican a lo largo de la peli en escenas coñazos que se entrelazan con las que aparecen Van Damme y Lundgren). A pesar de que en un principio se le intentase dar una dimensión psicológica más trascendente al final termina siendo utilizado en el film como un perro de presa y no se le vuelve a dar importancia a su situación vital.
En cuanto a lo que le toca a Lundgren no se puede decir otra cosa más que sin duda es de lejos lo mejor de la peli, lo único que se le puede achacar es que salga tan poco y que para que aparezca haya que esperar casi una hora de película. Lundgren realiza una interpretación excelente a la par de delirante volviendo a retomar a uno de los mejores personajes de su carrera solo que esta vez lo hace a través de un clon del mismo. La sorpresa nos la encontramos en que esta vez el personaje ya no es simplemente una máquina de matar con ansias de destruir todo lo que le rodea sino que ahora adquiere una dimensión filosófica mucho más compleja replanteándose su condición de perro de presa (lo que no quiere decir (como anunciaron muchos) que su personaje se vuelva bueno (de hecho ni el personaje de Van Damme está seguro de hacer el bien en la película)) además de dudar sobre su existencia (puro Sartre!) y su función en el mundo. La aparición del actor sueco nos remite a ese refrán de: “lo bueno si es breve, dos veces bueno”, y es que su aparición podría equipararse (a su modo) a la de Brando en “Apocalipsis Now”. El primer momento en que mata a hostias a una persona es digno de aplauso y viene seguido por un momentazo superior (digno del “Frankenstein” de Mary Shelley) en el que su personaje después de observar su reflejo en un cristal roto y salpicado de sangre pregunta al científico que le ha devuelto al mundo la misma pregunta que se realiza a los soldados universales para asegurarse de que son simples máquinas que ejecutarán lo que se les ordene: “¿Usted se fija en la complejidad de la vida?”; el científico se niega a contestar a la máquina ya que ésta debe limitarse a acatar órdenes, pero la máquina se niega a obedecer y quiere obtener una respuesta, el científico sigue negándose a responder pero la máquina que es físicamente superior le obligará a responder aunque para ello haya de hacer uso de la violencia, cosa que le llevará finalmente debido a la negativa de respuesta por parte del científico a matarle haciéndole un piquete en los ojos con sus enormes pulgares!!!

Dolph Lundgren mirando su reflejo y replanteándose su existencia (uno de los pequeños destellos de genialidad que se dan en el film)

Comentada ya la relevancia de sus personajes dentro del film pasemos ya ha comentar el acontecimiento más importante de la película y que probablemente sea su única razón de ser y que no es otro que la esperadísima pelea casi 18 después de la primera película entre el personaje de Van Damme y el de Lundgren (acontecimiento tan grande que solo por ello merece la pena que la peli sea vista).
Van Damme camina por el edificio de la central después de haber tenido que cargarse a unos cuantos soldados hasta llegar a una cámara en la cual se encuentra a Lundgren en pose estática frente a los hijos del presidente mientras una llamas arden detrás de él. Van Damme se detiene a su espalda y Lundgren si darse la vuelta suelta un monólogo que antecederá a la acción que todos esperábamos:
“Sigo haciendo preguntas… intentando obtener algo, una respuesta… Nada… Es tan simple como sí o no… Es ridículo… Sabía que algo vendría. Está ahí. Tome mi tiempo… Mierda… ¿Debería recordarlo? Estuve ahí… suena tan familiar. No se puede explicar, sabes que así es el programa, lo entiendes, es así ¿no? ¿Ya ha pasado esto antes?… Salgamos de aquí.”
Una vez dicho esto último Van Damme se abalanza contra Lundgren y empieza lo que estábamos esperando. Esta escena de hostias entre los dos se convierte, aparte de en el mejor momento del film (superando cualquier expectativa), en todo un clásico. La escena cuenta con una compleja coreografía de combate que moverá a los personajes a través de distintas zonas del edificio hasta salir suspendidos al exterior desde lo alto de una ventana (no diré como concluye para no chafar a nadie). En la pelea comprobamos que pese a la edad (y los vicios) los dos actores sigue en suficiente buena forma como para llevar a cabo (sin apenas ayuda de dobles) la que probablemente sea la mejor pelea que nos ha dado el cine de los últimos años. Y es que a la escena no le falta de nada: el contraste de la habilidad marcial de Van Damme con la bestialidad y fuerza bruta de Lundgren no es un impedimento para que se cree química en el combate y que la cosa esté nivelada; además vemos podemos disfrutar viendo como destrozan mobiliario, se empotran el uno al otro en cualquier lugar que encuentran, hacen saltar trozos de azulejo, Lundgren arranca el borde de una pared de una patada, se caen por el hueco de las escaleras, salen suspendidos contra el suelo desde lo alto de una ventana, y lo mejor de todo: atraviesan un par de paredes (vaya par de bestias!!!!).

Fragmentos de la pelea entre Van Damme y Lundgren (un clásico instantáneo)

Sin duda esta pelea es de lejos lo mejor de una película que sin las apariciones de Van Damme y Lundgren se queda en nada. Además es todo un logro y muy de agradecer la crudeza con la que está realizada, al igual que la carencia en ella del empleo de infografía, música y otro tipo de efectos que la restarían credibilidad.
Por otra parte está el tema de Andrei “The Pittbull” Arlovski, luchador profesional bielorruso de la MMA (Mixed Martial Arts), que en la peli hace del nuevo soldado universal malísimo e indestructible y que injustamente tiene muchos más planos que Van Damme y Lundgren (de hecho de entre los protagonistas ellos dos puede que sean los que menos planos tienen). He de decir que la violencia que ejerce su personaje (verle pegar hostias es pura poesía de la brutalidad física) y su aura de amenaza indestructible están bien pero Arlovski lo único que sabe hacer es hostiar (al fin y al cabo lo que se le exige) pero de carisma y talento frente a la cámara: cero.
El encargado de dirigir el film es John Hyams, hijo del director Peter Hyams, el cual dirigió a Van Damme en “Timecop” y “Muerte Súbita” y que además se encarga de producir el film dirigido por su hijo.
Muchos han comentado que se trata de la mejor de la saga, pero ni caso, sino fuese por los geniales momentos de Lundgren y la pelea entre él y Van Damme no habría prácticamente nada salvable en la película.  Una mala peli con momentos de puro genio: solo por ese comeback para darse de hostias este film debe pasar a la historia.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: