h1

Northern Exposure: Season 1

octubre 14, 2009


Hace años había visto algún capítulo de “Doctor en Alaska” pero la verdad es que más allá de la inolvidable intro acompañada de esa mítica banda sonora y un alce paseándose no es que me acordase de mucho más. Ahora me he puesto manos a la obra para tragarme este clásico de la CBS y la verdad que vistos los ocho capítulos que componen la primera temporada he de decir que la cosa promete. Sinceramente siempre suelo mostrarme un poco reticente ante los éxitos que suelen ser alabados por la mayoría de la gente pero “Doctor en Alaska” me está encantando.
En la serie (creada por Joshua Brand y John Falsey) se plantea una especie de estudio antropológico en el que somos testigos del contraste de un médico de la gran ciudad que llega pueblo dejado de la mano de Dios. La historia para ser más concreto es la de un doctor judío de Manhattam que ha obtenido su título a través de una beca pagada por el pueblo de Alaska y que es destinado a Anchorage (la ciudad más poblada de Alaska), pero a su llegada al hospital central de esta ciudad es notificado de que han decidido prescindir de él y le destinan a un pueblo rural de 800 habitantes llamado Cisely (lugar ficticio creado para la serie que en la realidad es el pueblo de Roslyn en Whashington) donde, debido a la deuda que tiene con el pueblo de Alaska, tendrá que permanecer durante cosa de cinco años desempeñando su profesión, de no ser así tendrá que pasar ese mismo tiempo en la cárcel.

Se me ha hecho muy agradable esta primera temporada gracias a su humanidad y sencillez, y también por personajes tan entrañables como el propio doctor Joel Fleischman (estupendamente interpretado por Rob Morrow), el ex-astronauta fanático de John Wayne y prácticamente dueño del pueblo Maurice Minnifield (Barry Corbin) o el dj de la radio y cronista de lo que pasa en el pueblo aparte de filósofo Chris Stevens (John Corbett) por citar algunos pocos. Muy acertada también la tensión sexual y las continuas discusiones entre Joel y su casera, Maggie O’Connell (Janine Turner, a la que muchos recordarán por su papel con Stallone en “Máximo riesgo”), muy al estilo de las screwball comedies del Hollywood clásico y que imagino en lo que acabará derivando. A destacar de esta temporada el quinto episodio en el que Joel recibe la visita de su prometida (que se hace muy amiga de Maggie) y en el cual además de empezar a definirse bien la identidad de la serie también se empiezan a introducir elementos oníricos y surrealistas (el guiño a “Twin Peaks”, otra serie que compartía éxito con “Doctor en Alaska” y que también acababa de ser estrenada en 1990, es uno de los mejores puntos del capítulo y de la temporada) que serán una constante en siguientes capítulos, y también, cómo no, el capítulo con el que se cierra la temporada el cual es entrañable al cien por cien y en el que entre otras cosas Chris se encuentra de casualidad con su hermano perdido, hijo al parecer de alguna mujer negra a la que su padre dejó preñada en uno de sus múltiples viajes.

De momento “Doctor en Alaska” me está pareciendo una gran serie, a ver qué tal las siguientes cinco temporadas.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: