h1

Clerks (Kevin Smith con los colegas del barrio estaba mejor)

octubre 9, 2009

Siempre que veo “Clerks” me doy cuenta de que a veces estar necesitado hace desarrollar el ingenio, y es que Kevin Smith casi tuvo que hacer malabares para poder costearse este proyecto cuyo presupuesto finalmente no llegó a los 28.000 dólares. Pero la falta de dinero no fue un lastre para el océano de ideas frikis que rondaban por la cabeza de Kevin Smith. Smith rodó un film amateur, sencillo y fresco sin necesidad de contar con el apoyo de una major y supo dar en el clavo pues la peli aparte de triunfar en festivales y en taquilla (para el tipo de producción que era fue un bombazo) acabó convirtiéndose en un objeto de culto entre el público gracias al universo personal que Kevin Smith mostró en clave de comedia de situación macarra y freak (personajes como Jay y Bob el Silencioso marcaron a una generación).
Es una pena que tras el éxito obtenido y la incursión de Smith en el cine comercial jamás volvimos (ni volveremos) a disfrutar de algo tan genuino como “Clerks”. Con esto no quiero decir que el resto de su filmografía sea una mierda al completo (“Mallrats”, por ejemplo, fue una peli bastante cachonda, perfecta para pasar un buen rato acompañado de los colegas y unas birras), pero sin ir más lejos (ya que hablamos de “Clerks”) no puedo olvidar mencionar la continuación del film que estoy abordando, “Clerks II”, con la que tuve algo de esperanza pero que al final resultó ser un bodrio sin apenas gracia lleno de tópicos y poniendo en evidencia a un Smith al que se le ha pasado el arroz que hace todo lo posible por parecerse a sí mismo fracasando en el intento. Por otra parte sobre lo de films como “Una chica de Jersey” y “¿Hacemos una porno?” no diré nada porque ni los he visto ni pierdo el culo por hacerlo.

Pese a todo Kevin Smith cuando no tenía nada que perder realizó una película que dadas las circunstancias y el espíritu con el que fue rodada se ha convertido en un todo referente noventero dotado de un hálito especial que no volverá a repetirse y del que, por suerte, siempre podremos echar mano. Solo espero que después de lo escrito Jay y Bob no llamen a la puerta de mi casa para pegarme una paliza…

Más imágenes:


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: